Categoría: Sin categorizar

México: descubren el templo maya más grande y antiguo conocido hasta ahora

Posted By : Javier/ 91 0

Un grupo internacional de arqueólogos descubrió en el estado mexicano de Tabasco la estructura ceremonial más antigua y grande construida por los mayas conocida hasta el momento, un hallazgo que revela la importancia del trabajo comunitario desde los primeros momentos de esa civilización.

Según publica la revista Nature, el enclave, llamado Aguada Fénix , consiste en una plataforma elevada entre 10 y 15 metros, que se extiende 1,4 kilómetros de norte a sur, y desde la que surgen nueve calzadas anchas.

Los restos, aseguran los investigadores, datan de entre el 800 y 1000 años antes de Cristo. Para revelar la edad, el equipo utilizó un sistema láser de detección por luz y distancia (Lidar, en inglés) a fin de distinguir las formas tridimensionales de los restos arqueológicos, a lo que se sumó una excavación «in situ» y la prueba de datación por radiocarbono de 69 muestras. «Esta área está desarrollada, no es la jungla. La gente vivía allí, pero este sitio no se conocía porque es muy plano y enorme. Simplemente parece un paisaje natural. Pero con Lidar, se descubre como un lugar muy bien planificado», aseguró el profesor de la Universidad de Arizona Takeshi Inomata , uno de los autores principales del estudio. Las implicancias del descubrimiento El descubrimiento, explicó Inomata, marca un gran cambio en la historia de Mesoamérica y tendrá numerosas implicaciones.

Construido entre muchas personas y sin indicadores claros de marcada desigualdad social, como esculturas de individuos de alto estatus, el monumento sugiere que el trabajo comunitario fue más importante de lo que se creía en el desarrollo inicial de la civilización maya. «Siempre se ha debatido si la civilización olmeca condujo al desarrollo de la civilización maya o si los mayas se desarrollaron independientemente», destacó Inomata. El estudio, que se centra en una zona clave de la interacción entre las dos comunidades, apunta que Aguada Fénix fue construido durante un periodo de vacío de poder, una etapa en la que se pudieron intercambiar nuevas ideas, como construcciones o estilos arquitectónicos en varias regiones del sur de Mesoamérica. Según los investigadores, el hecho de que construcciones como esta se realizaran antes de lo pensado, cuando la sociedad maya presentaba un grado menor de desigualdad social del que registró en etapas posteriores, hará que se repiensen los procesos de creación.

No es solo la organización social jerárquica con la élite lo que hace posible monumentos como este», señaló Inomata. «Este tipo de comprensión nos ofrece implicaciones importantes sobre la capacidad humana y el potencial de los grupos humanos. Es posible que no sea necesario un gobierno bien organizado para llevar a cabo este tipo de grandes proyectos. Las personas pueden trabajar juntas para lograr resultados sorprendentes», añadió.

Los arqueólogos seguirán con la investigación en la zona y esperan recopilar en el futuro más información acerca de las áreas residenciales cercanas a Aguada Fénix.

Llegaron las ballenas a Puerto Madryn

Posted By : Javier/ 79 0

Declarado Monumento Natural Nacional en 1984, es uno de los mamíferos más grandes de todo el mundo: un macho promedio mide unos 15 m. de largo y pesa alrededor de 50 tn. Recordemos que la temporada oficial para el avistaje de ballenas en Puerto Madryn empieza en junio y se extiende hasta mediados de diciembre, período en el cual los ejemplares aprovechan las aguas calmas de los golfos Nuevo y San José para reproducirse, dar a luz y acompañar a sus ballenatos en las primeras incursiones por el fondo del mar. Si bien se las puede ver desde la costa de Puerto Madryn , lo mejor es llegar hasta El Doradillo, distante a 15 km., donde apreciar los hábitos de las ballenas. También está la posibilidad de embarcarse en Puerto Pirámides, el único pueblo dentro de la reserva natural Península Valdés. En lanchas, gomones y catamaranes, estas excursiones se extienden una hora y media aproximadamente, se hacen durante el día o bajo la luz del atardecer, y son acompañadas por guías de naturaleza.

https://argentina.viajando.travel/puerto-madryn-llegaron-las-ballenas-n21646

12 vistas maravillosas de Escocia

Posted By : Javier/ 80 0

1. Fronteras Escocesas

Sumérjase en la tranquila vista del punto de vista favorito de Sir Walter Scott . Las cosas a tener en cuenta incluyen el río Tweed, que fluye rápidamente, famoso por sus residentes submarinos, un enorme salmón salvaje, y las prominentes colinas de Eildon, que son todo lo que queda de un antiguo volcán. La gente de la Edad del Hierro y los romanos alguna vez vivieron en la cima de estas colinas.
Cómo llegar: siga la B6356 hasta el mirador, cerca de Bemersyde.

2. Isla de Arran desde la Playa de Ayr

Pasee por las suaves arenas de la playa de Ayr y disfrute de la misma vista que las familias victorianas alguna vez se maravillaron. Vea a Arran elevándose desde el mar desde el otro lado del agua y busque el distintivo Ailsa Craig, un antiguo tapón volcánico en el Firth of Clyde que alberga 36,000 pares de alcatraces (¡eso es 72,000 en total!).
Cómo llegar: pasea por la playa de Ayr.


3.
Castillo de Edimburgo desde el Vennel
El Castillo de Edimburgo , ¡pero no como estamos acostumbrados a verlo! Elevándose sobre Edimburgo sobre Castle Rock, hay innumerables lugares en la capital de Escocia para admirar el castillo en todo su esplendor. Una de nuestras vistas favoritas es esta joya menos conocida, desde lo alto de los escalones en el histórico Vennel, justo al lado del Grassmarket.
Cómo llegar: camine hacia el lado oeste del Grassmarket y suba los escalones hasta Vennel, ubicado frente a King’s Stables Road. Cuando llegues a la cima, date la vuelta y ¡listo! Una de las mejores vistas del castillo de Edimburgo que puedes obtener.


4. Forth Bridge – North Queensferry

Una hazaña verdaderamente impresionante de ingeniería y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, este es un puente donde no puedes evitar detenerte y admirar. El Forth Bridge se abrió en 1890 y se extiende por 2,5 km entre las ciudades de North y South Queensferry. Más al oeste también se verá el Forth Road Bridge (inaugurado en 1964) y el Queensferry Crossing (2017), tres puentes que abarcan tres siglos.
Cómo llegar: diríjase al Albert Hotel en North Queensferry. Este punto de vista es de Main Street, mirando más allá de Battery Road, a las afueras del hotel.


5
. Lago Katrine de Ben A’An, Lago Lomond, Stirling, The Trossachs yThe Forth Valley 

Con una altura de 1.491 pies (454 m), Ben A’an es una de las colinas más populares de Escocia para escalar y, por una buena razón. El pico puntiagudo de la colina ofrece impresionantes vistas de Loch Lomond y el Parque Nacional Trossachs, con Loch Katrine extendido debajo suyo. Esté atento al barco de vapor Sir Walter Scott deslizándose sobre el agua..
Consejo del fotógrafo: ‘Esta es la vista clásica desde la cumbre, mirando hacia el lago Katrine. Solo se te recompensa con esta vista cuando llegas a la cima (la ruta está en el lado opuesto de la colina), ¡pero qué recompensa!
Cómo llegar: siga la A821 hasta el aparcamiento de la Comisión Forestal a los pies de Ben A’an.


6
. Queen’s View, Pertshire
Con vistas al reluciente lago Tummel, Queen’s View ha sido popular durante siglos. Cuando la Reina Victoria visitó este lugar en 1866, asumió que había sido nombrado después de ella, pero muchos creen que fue nombrado después de la primera esposa del Rey Robert the Bruce, la Reina Isabel. Echa un vistazo a lo lejos para ver el imponente Munro, Schiehallion, con vistas al extremo oeste del lago.
Cómo llegar: siga la B8019 hasta el Centro de visitantes de Queen’s View , en el lado este de Loch Tummel y el Tay Forest Park.


7. Glenfinnan  Viaduct y Loch Shiel, Highlands 

Una de las atracciones más reconocibles de Escocia al instante, el viaducto de Glenfinnan se terminó en 1901 y ha protagonizado varias de las películas de Harry Potter. Hay muchos lugares para disfrutar de las vistas del viaducto y el hermoso lago Shiel, incluido el hermoso sendero del viaducto de Glenfinnan , pero este punto de vista menos conocido es desde las laderas más bajas de Beinn an Tuim.
Cómo llegar: siga la A830 hasta el aparcamiento del viaducto de Glenfinnan.
Consejos del fotógrafo para seguir la ruta: ‘Desde el estacionamiento, camine durante 10 minutos a lo largo del camino hacia el viaducto y luego cruce el puente de madera sobre el río Finnan. Siga la pista hasta la parte superior del viaducto (un lugar popular para fotografías). Desde alli no hay camino, tomé la ladera y me abrí paso entre la espesa hierba y el helecho y me dirigí al transmisor en la colina. Pasé por Lochan na Carnaich, las vistas de Ben Nevis y Loch Eil eran hermosas. El suelo se volvió muy irregular y pantanoso, así que mi ritmo se ralentizó. Continué más alto hasta que tuve una vista completa del viaducto y me detuve para tomar muchas fotos. Sin embargo, tenga en cuenta que Glenfinnan es una propiedad [por lo que las fiestas de tiro pueden estar fuera durante la temporada de acoso ]. Es mejor ponerse en contacto con la finca para verificar si hay algún acecho ‘.Encuentre los datos de contacto de Glenfinnan Estate .


8. Isla de Barra

No todos llegarán a Barra en avión; también puede tomar el ferry desde Oban y South Uist o conducir desde Vatersay, pero la vista desde arriba es simplemente increíble. Maravíllate con las aguas cristalinas y la isla paradisíaca justo antes de aterrizar en la playa de Traigh Mhòr, la única pista de playa del mundo para vuelos regulares. Una experiencia inolvidable.
Cómo llegar: reserve su vuelo de Glasgow al aeropuerto de Barra.

9.
Bow Fiddle Rock Moray 

Parecida a la punta de un arco, Bow Fiddle Rock sobresale del mar en la impresionante costa entre Portknockie y Cullen. Formados por una roca dura llamada cuarcita Cullen, los lados inclinados distintivos de Bow Fiddle Rock fueron causados ​​por el impacto de dos continentes antiguos que colisionaron hace cientos de millones de años.
Consejo del fotógrafo: ‘Una ocurrencia rara sucede alrededor de una semana dos veces al año. ¡Si visita durante mayo y agosto, puede tener la suerte de ver salir el sol a través del arco de Bow Fiddle Rock!’.
Cómo llegar: la ruta más rápida a Bow Fiddle Rock es desde Portknockie. Si tiene más tiempo, el circuito de Cullen Bay y Portknockie de 2.5 horas comienza en Cullen y sigue la costa dramática hasta Portknockie, pasando Bow Fiddle Rock en el camino.


10.
Bealach Na Ba , Tierras Altas 

En la cima de una de las carreteras más famosas de Escocia se encuentra este impresionante mirador. Las curvas cerradas y las alturas impresionantes de Bealach na Bà lo convierten en un camino inolvidable para conducir, y cuando llegas a la cima, a una altura de 2,053 pies (625,7 m), eres recompensado con esta impresionante vista del Cuillin Ridge en la isla de Skye. Esté atento a las Hébridas Exteriores en la distancia también en días despejados.
Cómo llegar: siga la Bealach na Bà desde Tornapress hasta Applecross. Salga de la carretera cuando llegue al área de estacionamiento grande en la parte superior del bealach. Salta de tu auto y disfruta de la vista.


11.
Loch Maree de Glen Docherty, NC500, Highlands 
El sinuoso camino a Kinlochewe ofrece una de las vistas más emblemáticas de la Costa Norte 500 . Mirando hacia abajo Glen Docherty, podrá ver por primera vez el impresionante Loch Maree, un magnífico lago de agua dulce salpicado de más de 60 islas que contienen algunos de los últimos fragmentos del antiguo bosque de pinos de Caledonia. En el lado del lago, busque hermosos buzos de garganta negra que se deslizan bajo el agua.
Cómo llegar: siga la A832 desde Achnasheen hasta Kinlochewe. El punto de vista es de aproximadamente 1,5 millas de Kinlochewe en el lado derecho de la carretera mientras viaja desde
Achnasheen.


12.
Sumburgh Head, Shetland 

Brillando su faro desde los peligrosos acantilados de Sumburgh Head , el faro de Sumburgh Head se alza a 91 m sobre el nivel del mar y cuenta con increíbles vistas del Mar del Norte. Construido en 1821, el faro fue diseñado por el famoso arquitecto de faros Robert Stevenson (abuelo del autor Robert Louis Stevenson). Maravíllate con las enormes colonias de aves marinas, incluidos los alcatraces y frailecillos.
Cómo llegar: vuela desde Edimburgo, Glasgow o Aberdeen a Sumburgh o toma el ferry desde Aberdeen u Orkney a Lerwick.

Naturaleza en casa para combatir la ansiedad

Posted By : Javier/ 147 0

Un estudio de paisajismo ofrece diseños biofílicos para aumentar los espacios verdes en los hogares

La utilización de plantas en un espacio cerrado puede disminuir hasta un 58% la depresión y un 37% la ansiedad, según un estudio realizado por la Universidad de Sidney. Fernando Pozuelo, director del estudio de paisajismo Fernando Pozuelo Landscaping Collection comenta: «Hasta hace relativamente poco era normal convivir con la naturaleza, pero cada vez más personas viven en grandes ciudades y aislados del mundo natural. Por eso, el trastorno por déficit de naturaleza es un fenómeno muy reciente por el que cada vez más profesionales se interesan. Lamentablemente, el COVID-19 ha llevado esta tendencia al extremo, por lo que existe el temor de que muchas más personas se vean afectadas mucho más rápido. Si queremos que nos afecte lo menos posible tenemos que esforzarnos en mantener ese vínculo gracias a los recursos que tenemos en casa que, paradójicamente, pasan por el uso de la tecnología y reflexionar sobre cómo solucionar esta tendencia en el futuro». Así, anima a escuchar sonidos que emulen la naturaleza para ayudar a nuestra mente a desconectar y aumentar nuestra capacidad de relajación.

En la red podemos conocer los parques y jardines nacionales más relevantes sin salir de casa gracias a plataformas como Vivir los parques, de la Asociación Española de Parques y Jardines Públicos. Además, herramientas como Google Maps nos permiten visitar virtualmente algunos de los parques y jardines más populares dentro y fuera de nuestras fronteras gracias a las imágenes en 360º de Street View: el parque del Retiro, los jardines del Generalife o los Jardines de Sabatini, en España; los jardines de Butchart, en Canadá; el jardín botánico tropical de Nong Nooch, en Tailandia; los jardines del Palacio de Versalles o los jardines Claude Monet, en Francia; los de Keukenhof, en Holanda; los jardines de la Villa d’Este, en Italia; los de Suzhou, en China o Central Park, en Estados Unidos.

Diseño biofílico

Desde este estudio de paisajismo se señala que esta situación excepcional de confinamiento pone de manifiesto que «los hogares de la mayoría de las personas no están pensados para conectar con la naturaleza». Este problema se podría solucionar mediante la aplicación del diseño biofílico, una corriente que apuesta por acercar la naturaleza a zonas urbanas o espacios interiores, a través de la inclusión de elementos naturales o que nos evoquen a ella a través de formas, texturas o colores. Con el objetivo de ayudar a las personas que estén sufriendo el trastorno por déficit de naturaleza y cuyos hogares no cuenten con elementos naturales, este estudio ha anunciado una iniciativa pro bono para realizar un pequeño estudio biofílico de manera gratuita a todos aquellos que lo deseen para que puedan adaptar su hogar en cuanto les sea posible, no solo para zonas interiores, sino también para terrazas, azoteas, porches o jardines. Para ello solo es necesario enviarles documentación (fotografías, vídeos, esquemas, planos del espacio del que se desee obtener el estudio al correo info@fernandopozuelo.com

Humanos en cuarentena, ¿pero qué ocurre con la naturaleza?

Posted By : Javier/ 168 0

Parecía un caso aislado. A mediados de marzo, los usuarios de Twitter explotaron de felicidad cuando se difundió un video que mostraba el agua limpia y transparente de los canales de Venecia (Italia) que permitía ver sus peces e incluso, de acuerdo con el autor del tuit, los cisnes habían regresado al área. Días más tarde, ¡delfines y hasta un cocodrilo! Y así los casos de los animales capturados en video invadiendo los espacios tradicionalmente ocupados por humanos se fueron multiplicando con el paso de los días.

Aunque recientemente la revista National Geographic verificó y aclaró que muchos de estos avistamientos de animales eran falsos, el entusiasmo que manifiestan los usuarios al ver animales libres y saludables refleja la esperanza que aún guarda la humanidad en que la Tierra y su fauna sean capaces de trascender con éxito a la pandemia actual.

“Creo que la gente realmente quiere creer en el poder de la naturaleza para recuperarse”, comentó Susan Clayton, profesora de Psicología y Estudios Ambientales. “La gente espera y confía en que, sin importar lo que hayamos hecho, la naturaleza sea lo suficientemente poderosa como para superarlo”.+

Aire más puro

Gracias a la tecnología espacial se ha podido registrar científicamente otro efecto del aislamiento humano sobre la naturaleza: el cambio en los niveles de contaminación sobre ciertas ciudades desde que se detuvo la circulación de personas, autos y toda actividad comercial que no resulte esencial para contrarrestar la emergencia sanitaria.

A inicios de marzo, la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) publicaron imágenes satelitales que mostraron una caída dramática entre enero y febrero de los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) en el aire de China, uno de los países más contaminantes. “Hay evidencia de que el cambio está relacionado, al menos en parte, con la desaceleración económica que siguió al brote de coronavirus”, dijeron comunicaron ambas agencias.

Lo mismo ocurrió al norte de Italia (segundo epicentro de la pandemia). Aunque podría haber ligeras variaciones en los datos debido a la capa de nubes y al cambio climático, estamos muy seguros de que la reducción de emisiones que podemos ver coincide con el bloqueo en Italia que causa menos tráfico y actividades industriales”, explicó a mediados de marzo Claus Zehner, gerente de la misión Copernicus Sentinel-5P de la ESA.


Importantes donaciones del Grupo Iberostar

Posted By : Javier/ 90 0

Desde el principio de la crisis sanitaria, el Grupo Iberostar se sumó a las iniciativas de carácter solidario. Desde todos los hoteles, los equipos prepararon y distribuyeron el material de sus almacenes, que pudiera aliviar la situación en las comunidades donde operan.
Así, las propiedades de Europa y norte de África donaron alimentos y material textil como sábanas y toallas, así como 88.000 pares de guantes, 28.000 barbijos, 20.000 gorros y 800 litros de alcohol en gel, entre otros productos de protección y limpieza. Esto llegó a hospitales de Túnez, Mallorca, Marbella y Lisboa, así como a numerosas organizaciones e instituciones. Además de las donaciones, el hotel Iberostar Club Palmeraie Marrakech, en Marruecos, cedió habitaciones para alojar a médicos y personal sanitario.
Asimismo, en América, las donaciones se centraron en alimentos a comunidades vulnerables, tal es el caso de República Dominicana. También se hicieron donaciones a través del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur) de República Dominicana, el Ayuntamiento de Bayahíbe, el Banco de Alimentos de México, el Ministerio de Salud Pública de Jamaica y la Asistencia Social Abrigo Moacyr Alves de Brasil.

Naturaleza desde el sofá: los parques nacionales de EEUU abren una ventana virtual

Posted By : Javier/ 111 0

De la Alaska más salvaje a las cuevas del desierto de Chihuahua en Nuevo México. Hay quien tiene maravillosas vistas desde su ventana, pero si no es el caso y ansías cambiar de aires, merece la pena asomarse algún ratito a estos paisajes que nos brinda la Madre Naturaleza.

Esta es una iniciativa del Servicio de Parques Nacionales estadounidense y Google Arts & Culture, el Instituto Cultural del buscador de Mountain View. La muestra abarca cinco espacios repartidos por todo el país y muy dispares en cuanto a clima y ecosistemas.

EL P. N. DE LOS FIORDOS DE KENAI (ALASKA)

Esta excursión virtual te permite explorar los glaciares, fiordos y icebergs de este parque en torno al campo de hielo Harding, un manto helado que cubre unos 2.000 kilómetros cuadrados y una de las áreas salvajes más impenetrables de Alaska. Estamos ante un paraíso blanco que, desde el sofá, podremos explorar en kayak, remando entre majestuosos bloques de hielo. También podremos llegar por carretera al Exit Glacier, algo impensable en la realidad en esta época del año, y descender por una de sus intimidantes grietas de la mano de una guardabosques que domina el territorio.

P. N. DE LOS VOLCANES DE HAWÁI

¿Alguna vez has explorado un volcán por dentro? Es lo que permite este tour virtual por uno de los parques más enigmáticos del planeta. La inmersión hawaiana te invita a caminar por un tubo de lava, las venas de un volcán en erupción. También a contemplar los acantilados del Pacífico que forma la lava cuando se derrama al mar. Y hasta puedes sobrevolar el famoso Kilauea, que entró en erupción la última vez en 2018 y ostenta el título del volcán más activo del mundo.

P. N. DE CARLSBAD CAVERNS (NUEVO MÉXICO)

Viajamos ahora al desierto de Chihuahua y las montañas de Guadalupe, al sureste de Nuevo México. Este parque esconde un centenar de cuevas increíbles y el recorrido virtual permite descender a sus profundidades. Además del paseo por sus cavernas (una de ellas tan grande como seis campos de fútbol) y formaciones rocosas, podemos contemplar de cerca sus numerosos habitantes, los miles de murciélagos que seguramente muchos preferirán ver desde el sofá que in situ. El sonido que emiten en la oscuridad es inquietante.

P. N. BRYCE CANYON (UTAH)

Este es un lugar único en nuestro planeta. Un paisaje desértico repleto de hoodoos, esas chimeneas de hadas de color rojo y naranja intenso cinceladas por la erosión. El parque de Utah es también muy célebre por la oscuridad de sus noches y está certificado como uno de los mejores rincones del mundo para ver las estrellas. De ahí que, en esta ocasión, el recorrido virtual nos permite adentrarnos en este escenario mágico de día y de noche.

P. N. DRY TORTUGAS (FLORIDA)

Y del desierto a estas siete islas del Golfo de México conocidas por la riqueza de vida marina y la variedad de aves, así como por las leyendas de piratas y tesoros hundidos. Para situarnos, estamos a más de cien kilómetros de Cayo Hueso. Es decir, a falta de barco, se agradece la visita virtual. En esta ocasión nos espera un paseo por el histórico Fuerte Jefferson y, más interesante aún, una inmersión en estas aguas y una sesión de snorkel por el tercer arrecife de coral más grande del mundo. Incluso se puede bucear para observar el pecio Windjammer, hundido en estas aguas en 1907.

Coronavirus: con los humanos confinados, la naturaleza resurge

Posted By : Javier/ 99 0

PARÍS.- Pájaros cantando a todo pulmón, jabalíes caminando por la ciudad y delfines de regreso en las costas. El confinamiento por la pandemia de coronavirus Covid-19 ha dado vía libre a los animales, que disfrutan de la calma, y los humanos se toman más tiempo para observar la naturaleza.

 

En los primeros días del confinamiento por el coronavirus, los habitantes de las grandes ciudades redescubrieron el canto de los pájaros. Se vieron jabalíes en Barcelona y a un puma silvestre deambulando por las calles desiertas de Santiago de Chile.

Con la brutal caída de la presencia humana en las calles, los animales salvajes urbanos «tienen vía libre para pasear por las ciudades», dice a la AFP Romain Julliard, director de investigación del Museo Nacional de Historia Natural de París.

Cita el ejemplo de los zorros. Estos animales «cambian su comportamiento muy rápidamente, cuando un espacio está tranquilo, van», señala.

Asimismo, los animales y las aves que viven en los parques urbanos, como los gorriones, palomas y cuervos, pueden abandonar su territorio habitual y «liberar espacio para otros animales».

En cuanto a los pájaros, no es que haya más, sino que ahora se los puede escuchar cantar. Algunos pájaros «dejan de cantar cuando hay ruido. Ahora vuelven a cantar», explica Jér´me Sueur, especialista en acústica del Museo Nacional de Historia Natural

«El ruido también altera su comportamiento y genera estrés», explica.

La desaparición de la cacofonía humana es «beneficiosa» para los animales, en plena primavera en el hemisferio norte. – Manejar el fin de la cuarentena –

El confinamiento de los humanos coincide, para ciertas especies, con el apogeo de la temporada de apareamiento.

Es el caso del sapo común y de la salamandra moteada, que «muchas veces son atropellados cuando cruzan las carreteras», explica Jean-Nol Rieffel, director regional de la Oficina Francesa de la Biodiversidad.

Las gaviotas de cabeza negra, que anidan en los bancos de arena del río Loira, en Francia, suelen ser perturbadas en tiempo normal. Pero ya no hay más caminantes, ni perros, ni canoas. Tampoco hay curiosos que molesten a los cervatillos.

En el Parque Nacional de las Calanques, cerca de Marsella (sudeste de Francia), cerrado al público por el confinamiento, «la naturaleza y los animales están regresando a sus espacios naturales a una velocidad sorprendente», dice su presidente Didier Réault.

«Las pardelas que solían anidar en los archipiélagos, en áreas altamente protegidas, ahora se están reuniendo en el agua», explica.

Lo mismo ocurre con las plantas. Las orquídeas salvajes, protegidas, crecen a finales de abril/principios de mayo y a veces son recogidas por los caminantes, dice Jean-Nol Rieffel. Este año podrían crecer en paz.

En la ciudad, los céspedes florecen y ofrecen «recursos para abejorros, abejas y mariposas», explica Romain Julliard.

Para el científico, «quizás el fenómeno más importante es que nuestra manera de ver a la naturaleza está cambiando: las personas confinadas se están dando cuenta de cuánto extrañan la naturaleza».

Confinados en sus casas, las personas tienen más tiempo para observar la naturaleza desde sus ventanas o jardines.

La operación «confinados pero al acecho» de la Liga Francesa de Protección de las Aves incita «a la gente abrir sus ventanas, observar a los pájaros e identificarlos si pueden», dice su presidente Allain Bougrain-Dubourg.

Sin embargo, el confinamiento de los humanos es una mala noticia para las especies acostumbradas a alimentarse de sus desechos.

Otro inconveniente es que se interrumpen las operaciones de ayuda a las especies en peligro de extinción o de lucha contra las especies invasoras, señala Loc Obled, director general Adjunto de la Oficina Francesa de Biodiversidad.

También será necesario manejar de la mejor manera el fin de la cuarentena. «La gente querrá estar cerca de la naturaleza, pero un exceso puede ser desfavorable para la fauna y la flora», advierte Jean-Nol Rieffel.

La Antártida, único lugar del mundo sin coronavirus

Posted By : Javier/ 87 0

En los mapas del mundo que muestran la vertiginosa propagación del coronavirus hay un único continente que todavía no está en rojo. La remota Antártida no ha registrado ningún caso de COVID-19, a pesar de que la pandemia ha coincidido con el verano austral, que es la época del año que reúne a más científicos, técnicos y militares en este gélido laboratorio de la naturaleza.

Las aproximadamente 80 bases construidas en este inmenso continente de hielo en el que cabrían 26 penínsulas ibéricas acogen en verano a unas 5.000 personas que se reducen a alrededor de 800 o 1.000 en invierno. España cuenta con dos bases, ambas operativas durante los meses de verano: la base científica Juan Carlos I, en Livingston, y la militar Gabriel de Castilla, en Isla Decepción.

“Algunos países, como EEUU, Argentina, Chile o Reino Unido, tienen bases abiertas en invierno, incluso hay personas que llegan a estar dos años seguidos en la Antártida”, cuenta Antonio Quesada, secretario técnico del Comité Polar Español. La más grande es la estadounidense McMurdo, con capacidad para más de 1.200 personas mientras que China, muy interesada en expandir sus actividades en la Antártida, está construyendo su quinta base en este territorio.

Antártida
A los científicos y militares que van a trabajar cada año se suman los turistas, a los que se le permite pasar unas horas en el territorio más virgen del planeta. “Este año se esperaban 80.000 turistas en la Antártida pero al final se ha reducido a unos 65.000 o 70.000“, señala Quesada en conversación telefónica.

Hay países como China que incluso les dejan entrar en algunas de sus instalaciones y visitar su Gran Muralla antártica (Great Wall) -la más antigua de sus bases y en la que en verano trabajan unas 40 personas-. Pero el coronovirus ha cambiado las rutinas de este año.

Que no haya habido ningún caso positivo de COVID-19 no significa que la Antártida se esté librando del impacto en el resto del mundo. El gigante asiático redujo la actividad prevista en sus bases en cuanto se supo de la epidemia en Wuhan: “No han permitido intercambios de personal, desde el 31 de diciembre sólo dejan que salga gente y no se permite la visita de turistas”, dice Quesada.

Las campañas de los otros países se estaban desarrollando con normalidad, pero la rápida propagación del virus por Europa ha afectado también a otras bases, entre ellas a las dos españolas, que han reducido la duración de sus campañas de verano: “Hemos tenido que cerrar antes de lo previsto (entre el 14 y el 15 de marzo) para intentar llegar cuanto antes a Ushuaia para poder volver a España”, explica Jordi Felipe, jefe de la base Juan Carlos I.

Hespérides
Escribe a bordo del buque español de investigación oceanográfico Hespérides, justo después de pasar el agitado paso del Drake y pocas horas antes de su llegada a la ciudad argentina el 18 de marzo.

En el Hespérides viajan ahora un centenar de españoles, entre los científicos y militares que estaban en las dos bases cuando se cerraron de manera anticipada y los miembros de la tripulación de este barco, que cada año viaja desde Cartagena a Ushuia o Punta Arenas y desde ahí a la Antártida.

Ya durante la travesía supieron que debido al coronavirus, las autoridades argentinas sólo les permitirían hacer acopio de víveres y combustible pero no desembarcar dado que no habían pasado 14 días desde la última vez que el Hespérides estuvo en el mismo puerto.

“Bastante han hecho con dejarnos atracar en el muelle, otros barcos están sencillamente fondeados”, dice el capitán médico Andrés Villoria López, responsable de Sanidad de la base Gabriel de Castilla.

La odisea para regresar a España
Su plan era que los 37 militares y científicos que estaban en las bases antárticas Juan Carlos I y Gabriel de Castilla regresaran a España en avión, como es habitual, mientras que los 58 tripulantes del Hespérides harían su travesía a Cartagena, que dura alrededor de un mes -el buque se encarga de llevar a la Antártida todo el material que los españoles necesitarán para los aproximadamente cuatro meses que pasan trabajando-. Pero Villoria reconoce que aún no saben si podrán regresar a España en avión.

“Somos conscientes de que, como nosotros, hay decenas de miles de españoles repartidos por todo el mundo que desean volver a sus casas con sus seres queridos”, señala.

Ante la imposibilidad de volar desde Argentina, van a probar suerte en Brasil en las próximas horas: “Tras salir de Ushuaia, hemos recorrido los canales magallánicos y ahora estamos fondeados cerca del estrecho de Le Maire esperando a que el tiempo amaine y se haga navegable para coger rumbo al norte de Brasil”, relataba durante la madrugada del sábado. Después, irán por por tierra de Santos a Sao Paulo con la esperanza de coger un vuelo allí que les traiga a España.

La percepción de la pandemia lejos de casa
La mayoría de los militares y científicos españoles que han participado en la campaña de este año partieron hacia la Antártida cuando no se sabía de la existencia del coronavirus y regresarán a un país en estado de alarma y blindado. En menos de tres meses, el mundo ha cambiado y sufre la mayor crisis desde la II Guerra Mundial. ¿Cómo se vive desde un lugar tan lejano y aislado algo así?

“Inicialmente, con inquietud y nerviosismo por los familiares y amigos. Tras esto, sólo queda intentar mantener la calma y ver los diferentes escenarios de cara a la vuelta”, dice el biólogo Jordi Felipe, uno de los veteranos españoles en la Antártida.

“Se ha vivido, por lo general con cierta ansiedad, especialmente entre los miembros de la dotación que tienen pareja e hijos. Al principio todo parecía fruto de una exageración, y los brotes de histeria colectiva se vivían con perplejidad. Por lo pronto, pensé que no podía ser tan grave y, por supuesto, jamás imaginé que llegaríamos a esta situación”, admite el capitán médico Villoria.

Medidas de protección
Para que siga siendo un territorio libre de coronavirus, el Consejo de los administradores de los programas antárticos nacionales (COMNAP) ha enviado a los comités polares de los países presentes en el continente helado un documento con recomendaciones de seguridad que va actualizando periódicamente -la última versión es del 16 de marzo- porque, como destaca este organismo internacional, “la situación cambia constantemente”.

Entre ellas figura que los turistas no puedan visitar los centros de investigación. Ellos son la población más sensible pues además del riesgo de que contagien porque no se someten a las cuarentenas que sí cumple el personal que trabaja en la Antártida, muchos de los que se embarcan en esos caros cruceros polares son personas de avanzada edad.

Por eso, antes de este coronavirus, muchos programas antárticos ya habían suspendido la interacción entre los turistas y la tripulación de los barcos con los miembros de sus campañas.

Aunque la mayoría de las personas que participa en las expediciones es joven y tiene un buen estado de salud, el COMNAP subraya que también ellos pueden sufrir síntomas moderados que pueden tener un gran impacto en la capacidad operativa de las bases.

Suspensión de viajes a la Antártida
El COMNAP también pida que se suspendan todos los viajes que no sean imprescindibles y las visitas a las distintas bases, que debe revisar y mejorar sus condiciones de seguridad e higiene, su capacidad para hacer diagnósticos y para la telemedicina. Además, se dan instrucciones para evitar que, si se da un caso positivo en alguna base, el coronavirus se propague por el continente.

“En nuestro caso, al no tener mas entradas de gente [en la base Juan Carlos I] no hemos tenido que cambiar nada en nuestro día a día pero sí informarnos para la vuelta para poder adaptarnos. La información la hemos “filtrado” mediante la médico que teníamos en ese momento en la base”, cuenta Jordi Felipe, el máximo responsable de la base Juan Carlos I (CSIC).

Tampoco han tomado medidas especiales en la Gabriel de Castilla, salvo las recomendaciones generales que se han hecho en España y, en términos generales, la Organización Mundial de la Salud y de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC): “Teniendo en cuenta el aislamiento que existe en nuestra base, no ha hecho falta ningún protocolo especial COVID-19”, dice Villoria.

6 meses de aislamiento
Otras bases, las menos, están abiertas todo el año, y como señala Antonio Quesada, las del interior de la península quedan totalmente aisladas. La Antártida es un continente muy hostil en su conjunto pero hay zonas mucho más inhóspitas que otras, y si evacuar a una persona enferma o herida no es nada fácil en muchas zonas, en otras resulta imposible durante el invierno.

“Hay dos áreas diferenciadas. La Península antártica, donde están las dos bases españolas, tiene un acceso más sencillo a Sudamérica -está a dos o tres de vuelo- y aunque las condiciones son muy duras (en invierno suele haber unos -25ºC con sensación térmica de -40ºC) , hay más posibilidades de evacuación, incluso en invierno. El último avión suele volar en abril o mayo, y el primero entra en octubre o principios de noviembre. Además, Chile suele hacer un vuelo al mes en aviones pequeños con capacidad para 16 o 18 personas”, cuenta este experto antártico.

La dureza de la Antártida
Pero el continente antártico, añade, es muchísimo más duro: las temperaturas típicas del invierno rondan los -50ºC y en lugares como la base rusa Vostok, por ejemplo, se llegan a alcanzar nada menos que -70ºC: “En marzo sale el último vuelo y no suele haber otro hasta octubre. Se pasan seis meses aislados porque las temperaturas son tan bajas que los aviones no pueden aterrizar porque si pararan se congelarían“, dice el científico, que recuerda que la temperatura mínima medida de la Tierra, -92ºC, se registró en la Antártida y que el CO2 que exhalamos se congela a -56ºC.

No obstante, Andrés Villoria no cree que la gravedad de del brote obligue a que tengan que cerrar las bases abiertas durante el invierno austral como medida de precaución. “De hecho, pienso que si alguien está seguro ahora mismo en algún rincón del globo son las bases permanentes de la Antártida; ellos disponen de medios para aguantar allí todo el año totalmente aislados de la pandemia. Seguramente deberían restringir las visitas que no demuestren estar libres de virus. No obstante, no puedo imaginar la angustia de los que allí se quedan por sus familiares”, reconoce.

Efectos en la próxima temporada de investigación
Otro escenario que barajan los epidemiólogos es que el actual brote se controle en unos meses y repunte el próximo otoño, pero Villoria considera que es la actual pandemia la que va a tener efectos en la próxima temporada de investigación: “Una campaña antártica es algo que requiere mucha preparación y programación previa. El coronavirus está teniendo ya consecuencias en la preparación de la siguiente campaña (dificultad para trasladar los componentes, para hacer reuniones, etc). Aunque la resolución que caracteriza a las Fuerzas Armadas hará que, sin duda, si se puede hacer, se haga”, dice Villoria, que actualmente está destinado en la Unidad Médica de Aeroevacuación (UMAER) del Ejército del Aire, en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz.

Este responsable médico es de la opinión “de que el coronavirus ha venido para quedarse y, en el siguiente brote la cosa será más tranquila, pues no habrá contagio en oleada y será más como la gripe estacional. Estoy casi seguro de que habrá un segundo brote, y un tercero; veo que es una enfermedad muy difícil de erradicar“.

¿Cómo se prepararán las bases antárticas para hacer frente a los futuros brotes de SARS-CoV-2?
“En mi opinión, no es una cuestión de incorporar equipo técnico ni instalaciones concretas, dado que, si se elige ese camino, el de un “módulo de aislamiento”, el equipo material y personal que precisa es tan técnicamente avanzado y costoso a nivel económico y logístico que no está justificado. La Antártida es un continente que apenas tiene enfermedades por su natural ausencia de vectores contagiosos y lo hostil del entorno”, relata.

Desde su punto de vista, “el peligro más grande que existe de contagio son las visitas humanas que uno recibe cuando está allí y, normalmente estas vienen de muy lejos y han pasado sus cuarentenas a bordo de los barcos. Como medida, se pueden establecer protocolos más estrictos previos a las visitas que contemplen medidas de desinfección, como ya se hace para la preservación del medio ambiente, por ejemplo”, propone.

“Creo que es un virus que se va a incorporar a la batería de enfermedades que tenemos de afrontar anualmente los humanos dada su alta tasa de infectividad y su baja tasa de mortalidad. Y no tardarán en aparecer mutaciones de manera anual y habrá que combatirla como la gripe estacional una vez pasado este brote inicial”, reflexiona Villoria.

“No obstante es una de las fragilidades de nuestro mundo en el siglo XXI, un día por la mañana alguien se infecta de coronavirus en Pekín y por la tarde está tosiendo sobre un empleado de una cafetería de Nueva York”.

Fuente: TERESA GUERRERO / EL MUNDO,

Artículo de referencia: https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2020/03/21/5e74c95bfdddff635f8b45b7.html,

Mejor higiene y recuperación de naturaleza, entre lo positivo del coronavirus

Posted By : Javier/ 125 0
Entre mejorar higiene, reducir contaminación y fortalecer lazos sociales, a distancia, algunos rayos de luz rompen la oscuridad del panorama

Un planeta cada vez más confinado, que cuenta a sus muertos y asiste aterrado al hundimiento de la economía. La pandemia de coronavirus ha traído incontables malas noticias, pero fijándose bien también es factible ver puntos positivos.

Porque entre mejorar la higiene, reducir la contaminación y fortalecer los lazos sociales, pero a distancia, algunos rayos de luz rompen la oscuridad del panorama.